fbpx

Salva divinorum: la salvia de los adivinos

Si te gusta comparte y ayudanos a crecer

Salvia divinorum: la salvia de los adivinos

Conocida con el nombre científico de Salvia divinorum, esta planta herbácea hace parte de la familia de las lamiáceas. Se caracteriza por ser una planta de hojas grandes, cuyo nombre traduce “salvia de los adivinos”. Esta es una planta cuyo origen es mexicano, más exactamente de Oaxaca, en el municipio de San José Tenango.

Esta planta, cuyas hojas son de estilo oval y en ciertas ocasiones provistas de bordes dentados, puede alcanzar hasta un metro de altura. Las hojas, que tienen cierto tono amarillo, pueden tener un máximo 30 centímetros de largo. En lo referente a sus flores, estas se caracterizan por crecer en espiral.

Son flores de color blanco, que además de estar dotadas de pelos y ser curvadas, poseen un cáliz. Este cáliz es de color violeta. A su vez está acompañado de pelos y ciertas glándulas. Sin embargo, que la Salvia divinorum posea flores es algo que no ocurre con frecuencia. En caso de florecer, esto solo ocurre durante la temporada de septiembre a mayo.

Un poco sobre su historia

El químico suizo Albert Hofmann, al igual que el escritor de etnobotánica Robert Gordon Wasson, reseñaron bastante sobre la historia de esta planta. Sin embargo, fallaron en la descripción de las flores, ya que las muestras vegetales que se les presentaron estaban en seco.

Estos autores, conocieron a fondo que esta planta mexicana es también conocida como “hierba maría” y “hierba de los dioses”. Empezó a hablarse de esta planta con bastante énfasis en la cultura occidental a partir de 1939, debido a unos estudios presentados por un antropólogo.

En este estudio, se reveló que la planta es usada por los chamanes mexicanos, en casi todos los pueblos originarios de la cultura maya. Se usa tradicionalmente como una infusión, lo que abre la mente para tener experiencias visionarias.

La occidentalización de esta planta empezó a tener gran fuerza a partir de 1962 cuando se exportó a Europa. Fue allí donde se reconoció su relación con las salvias, como también con las mentas. En la actualidad, el grupo indígena que más acude a la salvia de los adivinos son los mazatecos.

El valor espiritual de la Salvia divinorum

La salvia de los adivinos tiene una historia que se encuentra estrechamente relacionada con lo espiritual. Se implementa en rituales de distintos pueblos, para que la persona abra su mente y su espíritu, para vivir una experiencia de sanación y liberación. Su mayor virtud es la de producir el “sueño consciente”.

Algo que en cierta medida recuerda a las experiencias onirofrénicas que ofrece la ibogaína. La persona que decide vivir los efectos de esta salvia, como experiencia espiritual, consume la infusión preparada por el chaman. Al ser consciente de que vivirá una experiencia de liberación espiritual, su predisposición le permite tener un episodio memorable y tranquilo.

Es poco probable que una persona, que esté contando con la ayuda de un chamán, vaya a tener una experiencia desagradable. Ya que el chamán reconoce qué tanta infusión debe suministrarle a la persona para que su “sueño consciente” sea realmente positivo.

Este tipo de aventura espiritual puede ser vivido por cualquier persona, mientras su intención de acercarse al chamán esté más allá de la vivencia recreativa.

Las virtudes de la Salvia divinorum y su valor terapéutico

Para llegar al estado de “sueño consciente” hay que tener en cuenta que esta planta afecta positivamente a los neurotransmisores. Su efecto no se considera alucinógeno, sino que produce una reacción de categoría onirógena. Esto implica que activa toda la actividad cerebral, desde el plano de la vigilia, para inducir al sistema nervioso a trabajar al mismo nivel a cuando se sueña.

Curiosamente, el impacto que tiene esta salvia sobre el metabolismo es el de contrarrestar los efectos derivados de opioides kappas. ¿Qué quiere decir esto? Que la intensidad de su reacción en el cuerpo y en la mente humana no genera efectos alucinógenos tradicionales.

Así que, en caso de utilizarse de manera terapéutica, esta salvia puede garantizar el despejar trastornos psicológicos como la demencia, los desórdenes de categoría bipolar y la esquizofrenia. Que una planta de esta categoría, logre transgredir esos problemas mentales, demuestra su efecto saludable, siempre y cuando se consuma de manera responsable.

La manera en que se consume la Salvia divinorum

Actualmente hay varias opciones para consumir esta planta. La más tradicional, como ya se ha dicho, es a través de infusiones. Sin embargo, también están los que deciden probarla masticándola. Una moda contemporánea ha acudido a la alternativa de fumarla, lo que implica secar por completo las hojas y molerlas.

En todo lo que respecta a Europa y Estados Unidos, esta última manera de consumirla implica el uso de pipas de agua o bongs. Se acude a este tipo productos, ya que la evaporización de esta salvia es elevada, por lo que acudir a la opción tradicional, en el formato de cigarro encendido, le resta en mucho a los efectos.

Algunas personas consumen la salvia divinorum partiendo del masticar a las flores. En este caso, los efectos son más rápidos, reduciéndose solo a unos 30 segundos. Se estima que, si masticas las hojas o preparas una infusión, su efecto puede hacerse notable tras unos 90 segundos.

La salvinorina-A, que es la sustancia que se deriva de esta planta, no es considerada como una droga ilegal. Esto se debe a que no posee aditivos y está clasificada como una medicina natural.

Los efectos de la Salvia divinorum en el metabolismo

La salvinorina-A, como sustancia derivada de la salvia de los adivinos, su efecto es más potente que el consumo tradicional de esta planta. Sin embargo, si se hace un consumo moderado, puede garantizarte un tipo de experiencia introspectiva, que organizará en gran medida tus pensamientos.

Se ha comprobado que sus efectos, desde un ángulo psicodélico, genera cierta estimulación auditiva y sensibilidad a la luz. Se sabe además, que la mejor manera de aprovechar sus efectos psicodélicos es en la oscuridad; razón por la que sería fantástico consumir la salvinorina-A a la hora de meditar.

En algunos casos, esta planta puede producir sudoración, como también lograr que la temperatura del cuerpo descienda. La presión sanguínea a su vez se ve afectada por esta disminución. En el peor de los casos, se puede llegar a vivir un periodo de desconexión frente a la realidad, durante un periodo de tiempo que va de los 2 a 3 minutos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp
1
Chat?
Hola!
En que puedo ayudarte?