fbpx

Que es el rapé y para qué sirve

Si te gusta comparte y ayudanos a crecer

Qué es el rapé y para qué sirve

El rapé es considerado como una sustancia recreativa, que posee una historia milenaria. Sobre el rapé se ha escrito y documentado mucha literatura, precisamente por su gran antigüedad. Fueron las culturas prehispánicas las que más hicieron uso del rapé, como producto narcótico.

El nombre rapé traduce del francés a “rallado”. El componente principal que posee el rapé es tabaco. Los productos de rapé se hacen cargo de triturar y moler hojas de tabaco, para crear una especie de polvo fino. Este polvo fino se consume tradicionalmente por aspiración. Sin embargo, algunas personas lo consumen de manera directa o fumándolo.

Se estima que el rapé tradicional, el que es producido en las regiones andinas de América Latina y Centroamérica, llega a implementar hasta 39 tipos de hierbas y plantas. Así, el resultado es un auténtico polvo que le permite al consumidor tener una fuerte experiencia recreativa.

El concepto del rallado

Es curioso que se asocie el concepto del rapé con la palabra rallado, porque puede ser interpretado de dos maneras. La primera, lo ya descrito respecto a su proceso de fabricación: las hojas de tabaco son ralladas y molidas, para obtener un polvo que generalmente es de color café.

Y a su vez, vale la pena recordar que el concepto de las rayas o cuando se habla de una persona está rallada, alude en el mundo contemporáneo a alguien que consume cocaína. Las rayas de cocaína, como se comúnmente en series y en películas, representan la línea que será aspirada por vía nasal por la persona.

Es importante hablar de esto, porque precisamente, el consumo del rapé se efectúa casi que de la misma manera. La cuestión solo cambia para quienes deciden aventurarse a consumir este producto de la manera tradicional, teniendo como apoyo a un chamán o líder de una tribu.

El rapé en el mundo contemporáneo

Hablar del rapé en el mundo contemporáneo implica realizar una revisión histórica de la época de la colonización en América. Los nativos indígenas dieron a conocer este producto y la experiencia misma del rapé a los colonizadores. Y fueron estos los que lograron exportar el concepto a Europa.

El concepto de inhalar el rapé se hacía por entonces y se sigue viviendo de la misma manera gracias a los chamanes indígenas, bajo el uso de una especie de dos tubos nasales que están conectados a un tubo principal. El chamán, según la tradición milenaria, sopla a través del tubo principal para que el rapé ingrese de manera intensa en su sistema respiratorio.

El religioso fray Ramón Pané fue uno de los primeros historiadores en reseñar el consumo del rapé. En uno de sus escritos, explica que el buhuitihu, quien es el médico de la tribu, puede aliviar a las enfermedades de los nativos utilizando está técnica. En su libro, describe a este polvo con el nombre cohoba.

Se estima que fue precisamente este fray quien se hizo cargo de introducir las semillas de tabaco para la producción del rapé en España. Por entonces transcurría el año de 1518. Pese a ello también se estima que fue el botánico Francisco Hernández de Boncalo quien efectuó dicha alteración a la receta tradicional.

Desde el rey Felipe II de España hasta la sociedad aristocrática del siglo XVIII

Según ciertos registros, Francisco Hernández de Boncalo, efectivamente trajo a Europa las primeras semillas de tabaco, en el año de 1559. Otro registro afirma que dos años más tarde, Jean Nicot le envío a Catalina de Médici un polvo rapé. Por entonces esta mujer era esposa del rey Enrique II de Francia.

Jean Nicot, cuyo nombre daría paso al concepto de la nicotina, le ofreció a la reina el rapé como una medida para aliviar los fuertes dolores de cabeza que sufría su hijo. Y gracias a este hecho en particular, se empezó a asumir el rapé como una manera de desestresar al cuerpo, aliviarlo de enfermedades y a su vez ser un producto recreativo.

Cuando acontece este fenómeno, el rapé se convirtió en algo que solo consumían las personas de la aristocracia. Se consideraba que realizar dicho consumo era algo exclusivo para las personas de la elite. Y así continuó perdurando el concepto del rapé como un producto aristocrático hasta bien entrado el siglo XVIII.

La famosa tabaquera de rapé

El consumo del rapé se convirtió en algo tan lujoso, que incluso para la época se desarrollo una tabaquera exclusiva. Representaba una especie de pequeña caja redonda, donde se almacenaba el polvo derivado de la molienda del tabaco y las plantas. Existe un enorme número de diseños, que poseían un estilo bastante elegante.

Actualmente, ese concepto de tabaquera para el rapé continúa existiendo. Pero ya no es algo tan sofisticado como lo representó para la época aristocrática del siglo XVIII en Europa. La tabaquera ha venido sustituyéndose por lo que representan los frascos pequeños de cristal, que son mucho más discretos.

Los usos del rapé en la actualidad

El rapé tiene un alto uso medicinal dentro de lo que es la tradición de los chamanes. La introducción del rapé hacia Europa, introdujo una nueva forma de disfrutarlo. Pero la esencia misma del rapé, desde sus inicios, fue considerada en pro de aliviar enfermedades nasales.

De hecho, está comprobado científicamente que el rapé puede ayudar significativamente a expulsar flemas y moco. Incluso es un remedio muy fuerte para despejar parásitos nasales. El exceso de flema logra liberarse en tiempo record para una persona que consuma rapé con dicha intención.

Ahora bien, aparte de eliminar los dolores agudos de cabeza o la migraña, también es útil para la sinusitis y la rinitis. Y por supuesto, en torno al rapé los chamanes dan fuerte constancia de que es una alternativa para despejar las emociones y potenciar la mente de la persona, para llegar esferas muy avanzadas de conocimiento sobre la Vida y el Universo.

La meditación, la liberación de energías y la armonía

El rapé es realmente útil para permitir que el pensamiento logre estar en un estado de quietud. De acuerdo a los chamanes de Sudamérica, es un producto que ayuda a ordenar los campos energéticos del cuerpo. Además, es un producto realmente útil para efectuar la meditación.

Se afirma a su vez que aporta a la liberación de energías negativas, lo que se ve directamente reflejado en la armonía de la persona y la ausencia del estrés. Todos estos temas representan una faceta del rapé más avanzada, sobre la que seguiremos hablando en este blog.

Todavía hay mucho por trabajar sobre la relación de rapé con las comunidades indígenas y cómo éstas mismas ofrecen el servicio a las personas que desean iniciarse en el mundo espiritual. Por lo pronto, este conocimiento básico, te ayudará a entender todo el potencial que tiene esta droga medicinal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp
1
Chat?
Hola!
En que puedo ayudarte?