fbpx

Mescalina y sus secretos

Si te gusta comparte y ayudanos a crecer

Mescalina y sus secretos

En todo el mundo, la planta más reconocida por sus niveles de mescalina es el Peyote, cuyo nombre científico es Lophophora williamsii. Sin embargo, la planta San Pedro, Trichocereus pachanoi, también es reconocida por tener esta virtud. En lo que ambas coinciden como plantas es que son especies de cactus.

En el caso del Peyote, se considera además que es una planta con mucha historia. Probablemente porque es una planta con una gran belleza, de la cual nace una flor bastante hermosa. Existen registros sobre el uso de esta planta en la civilización azteca, en su búsqueda con romper los límites de la realidad y contactar con las esferas divinas.

Referencias históricas sobre el Peyote datan del año 1560, gracias al fraile Bernardino de Sahagún, quien describió a fondo los efectos derivados de su consumo. Para el año de 1800, la Native American Church empezó a utilizar esta planta y sus niveles de mescalina, para uso terapéutico: una alternativa para combatir el alcoholismo, tabaquismo y otras adicciones.

La mescalina y su potente efecto

La mescalina es denominada también como trimetoxifenetilamina. Representa una sustancia, un alcaloide que produce efectos visionarios. Su potente efecto empieza a tener una verdadera constancia al cabo de una hora y media después de ser consumida. Y a partir de ese momento, el efecto puede prolongarse de 10 a 16 horas.

A pesar de los efectos alucinógenos, también se sabe que puede llegar a producir un estado de total concentración e introspección fuertes. También puede desatar una sensación bastante intensa de euforia y alegría. En contraparte, puede desatar niveles de ansiedad.

Otros efectos que puede producir el consumo de la mescalina son:

  • Puede provocar distorsiones sobre el mundo físico.
  • Visualmente la realidad puede trastornarse, como también tener distintas alucinaciones sonoras.
  • Sensaciones fuertes sobre la piel.

Estos efectos dependen del nivel de consumo de la mescalina obtenida de la planta. Generalmente, el consumo más natural de la mescalina es a través del té.

Unos efectos similares a los propagados por la dopamina

El compuesto más fuerte que está integrado en la mescalina es el MDMA, como también el 2CB. La estructura molecular de estos compuestos les permite estar en la categoría de fenetilaminas. Y por lo mismo, su efecto es muy idéntico al que produce naturalmente el cuerpo humano con la dopamina.

Sin embargo, su mayor efecto tiene que ver con la actividad de la serotonina. En ese sentido hay que tener precaución con el consumo de la mescalina, porque puede generar una relación fuerte de dependencia y adicción. El cuerpo confundiría los efectos producidos de manera intencional, con los que ofrece el cuerpo humano en condiciones naturales.

Una recomendación sobre su consumo es que realmente no sea usada en etapas depresivas. Y se sugiere experimentarla en un setting, es decir, en un ambiente realmente agradable para el sujeto. En lugares que estén muy bien iluminados y ofrezcan claridad al pensamiento.

Cómo alternativa terapéutica

El otro aspecto a considerar para el uso de la mescalina, es que lo mejor es consumirla con el apoyo de un profesional. Esta sustancia puede ayudarte a romper muchos prejuicios e ideas fijas, renovándola por nuevas perspectivas, siempre y cuando se encuentre con la ayuda de un psicólogo o psiquiatra con experiencia.

Cuando se usa de manera individual, se corre el riesgo de usar una dosificación más alta de lo adecuado. La persona que asume este riesgo, también debe considerar que, si la experiencia lo somete a considerar pensamientos muy pensados, entonces mantener firme la idea de que el cuerpo se ha intoxicado y que dichos efectos desaparecerán con el paso del tiempo.

Pero, no siempre se tiene la convicción y autocontrol para mantener esta dirección. Y es justo ahí donde debería estar una persona a cargo, aunque no necesariamente sea un profesional. En la actualidad, la dosificación de la mescalina pura, en cristales, se encuentra entre 200 a 600 miligramos.

Se puede ingerir en polvo y por vía oral

Algo interesante de la mescalina que se comercializa en la actualidad, es que también viene en su presentación en polvo. Y su forma de consumir es similar a quien consume leche en polvo. La dosis no debería sobrepasar a las tres cucharadas soperas.

Si se reconoce que la mescalina en polvo es muy fuerte en su intensidad, se puede moderar su efecto alternando consumiendo agua. Otra recomendación a considerar, es que para evitar los efectos de las náuseas o vomitar, no haber consumido nada seis horas antes. Es decir, tener el estómago vacío.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp
1
Chat?
Hola!
En que puedo ayudarte?