fbpx

La baeocistina para gozar de un viaje lucido y sereno

Si te gusta comparte y ayudanos a crecer

La baeocistina para gozar de un viaje lucido y sereno

La baeocistina se encuentra dentro del gran listado de hongos alucinógenos, también conocidos como hongos mágicos. Se estima que existen alrededor de unas 200 especies de hongos enteógenos, cuyo potencial en materia de alcaloides generan una gran diversidad de efectos narcóticos.

Con la baeocistina lo que sucede es que es sintetizable. Esto quiere decir, que se tiene que recurrir a un procedimiento en laboratorio para poder extraerlo. De hecho, científicamente, este producto es conocido como alcaloide triptamínico. Para obtenerlo, es necesario trabajar directamente con el hongo Psilocybe baeocystis.

Es un tipo de hongo que suele crecer en zonas húmedas. En territorios de America Latina son muy comunes, como también en regiones de Cantabria, en España. La industria de los hongos enteógenos viene trabajando desde hace años en la producción sintetizable de este alcaloide para comercializarlo para su uso recreativo y terapéutico.

Un derivado de la psilocibina

Lo que ocurre con este alcaloide, tal como ocurre también con la psilocina, es que se sintetiza apartir de la psilocibina. Es decir, que el primer paso para su elaboración, es extraer las cantidades de psilocibina necesarias, antes de realizar el procedimiento para sintetizarlo.

La primera vez que científicamente se produjo baeocistina, fue en un laboratorio Troxler en el año de 1959. Al respecto, existen varias investigaciones científicas sobre como concretar el procedimiento, como también sobre los efectos que tiene esta sustancia en el organismo.

Lo más fascinante en primera instancia es que los efectos de este alcaloide sintetizado, son un tanto inferiores a los que ofrece a psilocibina y la psilocina. Esta comprobado que la baeocistina, se hace cargo de batallar contra los efectos de la serotonina, que es considerada como uno de los agentes que genera la depresión, ansiedad y estrés en el cuerpo del ser humano.

Potencia los efectos de la dopamina

Ahora bien, el consumo responsable de la baeocistina, en tanto sus efectos son menos intensos a los de la psilocibina, produce un potenciador de la dopamina en el cuerpo. De manera que su efecto sobre el sistema nervioso central, genera en el cuerpo una gran sensación de calma y euforia.

El efecto más interesante tiene que ver con intensificar el efecto de la respiración, que será mucho más intensa. La intensidad de la respiración es mucho más refrescante, generando una interesante armonía entre la calma y facilitando que el cuerpo posea un metabolismo más relajante.

Pero para llegar a un grado de experiencia tan sublime, se necesita que las dosis de baeocistina, sean moderadas. Porque, anhelar consumir esta sustancia en un nivel más amplio, podría generar adicción, como también una serie de efectos adversos muy desagradables.

De veinte minutos a una hora y media

El proceso de efecto de la baeocistina en la sangre, el metabolismo y el cuerpo del ser humano parte de los 20 minutos. Una vez se ha realizado el consumo de esta sustancia, el cuerpo empieza a ejercer sus efectos, hasta que se despliegan en la sangre en un periodo máximo de hora y media.

Después de ese periodo de tiempo, el proceso de duración de sus efectos puede prolongarse entre 3 a 6 horas. Actualmente, una buena dosis para uso recreativo de la baeocistina debería ser de entre 10 a 50 miligramos. Por lo que puede ser consumido directamente a través de un hongo desecado.

Se estima que por cada gramo de una seta alucinógena deshidrata, existe un margen de 10 miligramos de la baeocistina. En ese sentido, tienes que ser prudente con el consumo de la seta, para evitar que vivas un tipo de experiencia demasiado agresiva en tu metabolismo.

Los efectos adversos

La meta del consumo de la baeocistina es que vivir una tremenda relajación, teniendo como brújula, la deliciosa experiencia de la liberación de dopamina y un tipo de respiración más intensa. Todo depende de la resistencia misma de tu cuerpo y tu disposición anímica a la hora de consumir una seta, o bien, la baeocistina sintetizada.

Porque, dentro de la racha de malas experiencias, se encuentra la taquicardia y las náuseas. A esto se le suma lo que son experiencias alucinatorias de orden auditivo y visual: no desde un ángulo de placer y satisfacción, sino en un nivel esquizofrénico depresivo.

Lo mejor es que experimentes con bajos niveles de este alcaloide e ir aumentando la dosis para comprobar la reacción de tu cuerpo. Y no olvides por supuesto, tener el apoyo de una persona que te asista durante el viaje, o en el mejor de los casos, a un psicoterapeuta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp
1
Chat?
Hola!
En que puedo ayudarte?